También llama la atención en la parte alta al entrar al zoológico, la guarida de los leones los cuales al detectar la presencia de los turistas, y particularmente de niños que los admiran, comienzan a gruñir.
Esta admiración, es quizás porque ya quedan pocos de estas especies.
Muchos de los animales expuestos al turista en este zoológico, único en su género en Nicaragua, se encuentran en peligro de extinción, debido a la caza y al despale indiscriminado de los bosques por la mano del hombre, aunque hay preocupación por defensores de la conservación del medio ambiente y fauna, quienes hacen llamados públicos constantes a las autoridades nacionales para su protección apropiada.
Un apreciable y simpático venadito de el zoológico Thomas Belt, atento a la cámara
Nombre común: Rey de los zopilotes (Nic), vea sus espectadores-Científico: Sarcoramphus papa.
Nombre común: Lapa Roja, una de las más vistosas de la avifauna nacional. Nombre científico: Ara macao
El puma, es un maravilloso ejemplar que hoy día se encuentra en peligro de extinción, por eso lo protegen

Nombre común: el pavo real, observa a decenas de turistas. Nombre científico: pavus cristatus

A este pequeño lo dejamos pendiente de identificar plenamente y por ahora lo dejaremos dormir
El señor búho, permanece despierto por culpa de los turistas, es otro amargo día de desvelo para él
Los cuajipales posan para los turistas del zoológico. Nombre científico: caimán crocodilus
El Jaguar, toma una merecida siesta al atardecer y luego de un largo día lleno de visitantes

El zoológico Thomas Belt se encuentra abierto todos los días, incluyendo los fines de semanas en horario de 8:00 a.m. a 6:00 p.m. con un valor de cinco córdobas para adultos y tres para niños.

Escríba-Opine-Sugiera