Periodismo Independiente, Orientador, Libre y Digno, para y Por Los Nicaragüenses
 
 
Menu INICIO BIOGRAFIA EVENTOS

El Cantautor nicaragüense Sergio Tapia, y conocido artísticamente como “El Trovador Nica”,

Dos gigantes de Diriamba
nació un 4 de junio en la ciudad de Diriamba, departamento de Carazo y registrado legalmente como: SERGIO ANTONIO TAPIA CORDERO, hijo de Don Arturo Tapia Román, quien fuera director y fundador de la afamada y recordada Orquesta Jazz Carazo y del grupo Happy Boys, (De quien heredó la vena artística) y de doña Eneyda Cordero de Tapia, ama de casa.

Sergio, curso sus estudios de primaria en diversos colegios de Diriamba, para después trasladarse a la ciudad de Jinotepe, donde inicio la enseñanza secundaria en la Normal de Varones; siguió en el Instituto Juan José Rodríguez, continuó en el Instituto San Martín en Rivas y que dirigían los Padres Dominicos, para luego concluir estudios en el “Instituto Cristóbal Colón” en Bluefields, costa Atlántica de Nicaragua.

COMO DEPORTISTA, Sergio Tapia, incursiono al mundo del futbol (balón pie) perteneciendo a equipos de segunda y primera división. Su primer equipo fue Cacique cuyo fundador y dirigente fue el celebre deportista y agrónomo de aquel entonces Roger “La Chichota” Silva.

Fue precisamente este personaje el que enseñó a Sergio, como desarrollar su talento en este deporte popular en la zona caraceña nica. Tapia, tuvo notables participaciones en equipos de primera división tales como El Café Presto, Escuela de Agricultura de Rivas y en uno que otro juego amistoso en el glorioso equipo Diriangén, con el que Sergio nunca pudo jugar regularmente por estar atado a un extenso contrato que le había firmado al Café Presto.

POR INQUITUD Y HERENCIA, Sergio Tapia, trae en su sangre la vena artística que lo ha hecho trascender más allá de las fronteras patrias.

Sergio comenzó a la edad de doce años con un grupo que llamaban El Quinteto Diriangén,

De izq-der: Ramón, Eric, Carlos, Sergio y Juan
que estaba integrado por niños contemporáneos a él: Carlos Flores (12) con la armónica; Ramón Potoy, (12) con el tambor; Eric Rojas (12), cantante; Juan González (11), bailarín y Sergio Tapia, maracas y canto.
Pero no se crea que este quinteto era cualquier cosa, se hicieron populares y se cotizaban a “Chelín” (25 centavos de Córdoba) por pieza, según recuerda Sergio.

La inquietud por el canto de Tapia, lo llevó a conocer nuevos amigos y mayores en edad que él, por lo que lo tenían como “especial” para las serenatas, al lado de Pedrito González, (Guape); Pablito Medina, (Poul Medinez); Ramón González, (El pelón) y Carballo (vende tiras). Estos chavalos se citaban varias veces a la semana para ponerle serenata a alguna “Jaña” que les agradaba.

Estas trasnochadas de Sergio, eran clandestinas, debido a que sus padres se oponían a que se convirtiera en músico, ya que lo consideraban como “cosas de parrandas”, de manera que el ahora Trovador Nica, se escapaba por una ventana para ir a las serenatas, y lo estuvo haciendo por casi 5 años, hasta que el teatrito de hijo modelo de acostarse temprano se le vino a tierra.

A manera de anécdota, cuenta Sergio, un día de tantos se le ocurrió llevar serenata a sus propios viejos, y cuando la tertulia nocturna comenzó, su padre, don Arturo, comentaba adentro a la señora: “Si no fuera porque Sergio, esta dormido, “masiaria” que es él, quien esta cantando allá afuera”.

En esta casa ubicada del famoso Reloj de Diriamba, una cuadra al sur, 1 al oeste, es donde nació Sergio Tapia

Y fueron muchas las canciones del inspirado cantor noctámbulo junto con su pandilla, al pie de la venta de la entrada principal de su casa y a un costado de un gran almendro, que hizo que don Arturo decidiera abrir la ventana y vaya sorpresa, al ver a su adorado retoño en pleno concierto, pero la sorpresa fue doble, pues encontró a Sergito, calentándose el gaznate y saboreando unos “brefi” de “chila” (aguardiente de esa época llamado Santa Cecilia). Lo que no comenta Sergio, y que seguro ocurrió es que esa noche debió “Llover tajona”.

Un 13 de marzo de 1967, Sergio emigró a Estados Unidos, donde inicia rutina de trabajo de día y clases de canto por las noches, al que también agrega su preparatoria para sacar su diploma de bachiller, asistiendo a la Sounders High School, en Yonkers, Nueva York.

EL DEBUT ARTISTICO lo realiza Sergio en el programa Pepsi Cola Busca Estrellas, que co-patrocinaba la cadena radial “X” y dirigida por el entonces popular locutor puertorriqueño Miguel Ángel Negrón.

Tras la presentación pública de Sergio, comienza a perfilarlo exitosamente en el

Los incomparables Tres Reyes con Sergio Tapia, en radio Amor de Los Ángeles. California
ambiente de la farándula, pero eso no cuarta su iniciativa de cultivarse y logra hacerlo con gente de renombre y talento. Estudia clases de vocalización y solfeo con el maestro-concertista cubano Charles Abreu, quien lo condujo a presentaciones conjuntas a escenarios casi inalcanzables para los hispanos unas 4 décadas atrás, tales como El Hudson Hall, Carnegie Hall o hasta en el mismo Auditorio del Parque Central.

Fue precisamente El Auditorio del Parque Central, donde al Trovador Nica, le correspondió alternar, compartir escenario, con estrellas que en ese momento se encontraban en plenitud de carrera, como Daniel Santos, Julio Jaramillo, La Sonora Matancera, Bobby Capó, Raúl Marrero, Alberto Vásquez y otras luminarias mas.

En medio de este despegue y proyección artístico-popular, el diriambino forma parte estelar de una caravana de artistas que dirige Willy Rodríguez,“El Charro Boricua”, con quien inicia gira viajando por estados vecinos…Washington, Ney Jersey, Massachusetts, Connecticut, Maryland y otros destinos en camino comienzan a convertirse en ardua y estresante rutina para Sergio.

Refiriéndose a esa época, El Trovador Nica recuerda que “Esos días fueron difíciles para mi, añoraba momentos pasados, mucho a mis amigos que me echaban de “gallo” en las serenatas y fiestas particulares. Esperaba ver al menos una cara conocida, pero, qué va, todos eran extraños para mi.”

En confesión sincera, Tapia, dice sobre aquellas primeras experiencias de gira artística: “Salía siempre con el temor que podría ofender a alguien por razón de cultura y modismos que tienen los nacionales de otros países, sabia que una palabra, expresión o concepto lo cambia completamente todo.” -Agrega y sigue- “Me ponía tan nervioso que a veces no sabia que era lo que hacia ruido…si eran las maracas de la orquesta o las llaves que “charchaleaban” en mi bolsillo cuando me temblaban las piernas.”

-EN MANAGUA, NICARAGUA "ARTISTA DEL AÑO 2007
El Cantautor Sergio Tapia recibe Medalla de Oro, Honor al Mérito; entregan Sra. Columba Calvo, Embajadora de México y Hosman Balmaceda, presidente de la Asociación de Artistas Nicaragüenses, "Rafael Gastón Pérez"

Después de representar a Nicaragua, con digna notoriedad en diversos festivales latinoamericanos, Sergio Tapia, decide dejar la costa Este de la unión americana y dispone trasladarse en octubre de 1975 a la otra costa, al Oeste y a la ciudad más difícil para el mundo de artistas; San Francisco, California.

Y aquí es aplicable a Sergio aquel dicho criollo que reza que “El que es gallo, es colorado y en todo gallinero canta”, pues el recién llegado cantautor a la ciudad de los maravillosos puentes, casi de inmediato es reconocido su talento y firma su primer contrato para el club nocturno de mayor popularidad de esos años, Puerto Vallarta, y desde ese escenario comienza a ganar admiración entre sus compatriotas e hispano parlantes de otras latitudes residentes en el área de la bahía de San Francisco.

Comienza entonces el cantautor pinolero una serie de presentaciones románticas y folklóricas en prestigiosos centros nocturnos de esa cosmopolita ciudad y su talento artístico llega a escenarios en hoteles como Hollyday Inn; Embassy; Sheraton; Amfac; Fairemont; Cathedral Hill y San Francisco Marriot.

No obstante al éxito conquistado en sus presentaciones, Sergio, no se duerme en sus laureles en aspecto de superación y por 3 años más continúa estudiando aplicación de voz y solfeo con el maestro Armando González Siles, quien también le da adistramientos básicos en la interpretación de guitarra y piano.

El Trovador Nica, se enfoca a otro reto, una gira de proyección nacional e internacional e inicia viajes por la unión americana entre ellos a destacar: Recital en Club Los Violines en Miami; Beverly Carton Hotel, de Berverly Hills; Club El Rey, Las Vegas, Nevada.

Como máximo exponente del folklore de su patria, Nicaragua, en el exterior por décadas, El Caraceño, sobresale en eventos de arraigo cultural latinoamericano con asistencias multitudinarias como: “El festival de Primavera” en Nueva York, 1985; Festival Latino, Atlanta, 1987; Festival de La Raza, Miami, 1988; Festival Cinco de Mayo, San Francisco, 1990; Festival Hispanoamericano, Oakland, 1991; Carnaval de El Salvador, San Francisco, 1992; Festival Latinoamericano, New Orleans, 1993; Celebración del Día de La Raza, Montreal, Canadá, 1994; Celebración Día de Las Madres Nicas, Miami, 1995.